viernes, 2 de diciembre de 2011

LA INAUGURACIÓN DE MI BLOG

Para la inauguración de mi blog hablaré de un sentimiento que en más de una ocasión puede ser inmensamente superior al amor, a la alegría, a la pena o a la soledad: el miedo.
El miedo puede hacernos ver las cosas de manera distorsionada, ver obstáculos donde no los hay y ver imposibles donde, con algo de esfuerzo y valentía , podríamos conseguir lo añorado.
El miedo no solo nos bloque físicamente, paralizándonos en el momento en que mas necesitaríamos fluir con soltura, sino que además nos hace huir de pensar como pensamos, de decir lo que lo que decimos o de sentir lo que sentimos, dejándonos completamente a merced de este sentimiento que como ya he dicho, nos hace ver las cosas de manera distorsionada.
El miedo es una reacción natural que tiene el cuerpo para entrar en un estado de alerta, pero ¿Hasta qué punto debemos dejar que este sentimiento se apodere de nuestra capacidad de maniobra?¿Realmente es mejor dejar de hacer o de decir algo para evitar sentirnos rechazados o humillados?¿Hasta qué punto me vale más la  satisfacción de los demás que la mía propia?¿Qué daño puede hacer que viva la vida tal  y como a mi me hace más feliz?
Podemos sentir miedo, estar a alerta, pero controlando ese sentimiento, no dejandonos arrastrar por miles de ideas que no conducen a nada,  que probablemente sean elucubraciones demasiado fantásticas y que nos están quitando momento y anécdotas de esta vida que pasa tan rápido.
Pensemos qué sucedería de confirmarse nuestros peores temores: ¿De verdad sería algo que no podríamos superar jamás?Creo que no, que todo es superable, que siempre es peor cuando te lo imaginas a cuando sucede.
Siempre que pienso en el miedo, descubro algo que siempre será mucho mayor: la  verdad; dejo de tener miedo a lo que pueda ocurrir, porque la verdad no siempre es lo que queremos escuchar, pero siempre merece la pena.
Cuando conocemos la verdad, es mucho más fácil conseguir, esta vez con los pies en el suelo, lo que andamos buscando.

                       *Os deseo que os sobren motivos para quitar el miedo paralizante de vuestro camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario